Cristo Rey nuestro, ¡venga tu Reino!

Jesús es el predicador del Reino. El Reino es el gran proyecto al que dedicó toda su vida. Habló de ello, según la ocasión, de diferentes maneras: discursos, bienaventuranzas, parábolas, oración... Toda su vida da testimonio de la venida de este Reino, por medio de signos y maravillas, especialmente por su muerte y resurrección. Pero... ¿qué es el Reino? ¿Cómo podemos definirlo?


Cristo redentor, Rio de Janeiro


Comencemos recordando cómo los evangelistas evocan el Reino:

  • Marcos y Mateo mencionan el Reino en su introducción a la predicación inicial de Jesús: "El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca: convertíos y creed en el Evangelio" (Mc 1,15; Mt 3,2). Lucas presenta una formulación distinta, que sin embargo incluye la mención del Reino: "Y les dijo: "También a otras ciudades debo anunciar la Buena Nueva del Reino de Dios, porque para esto he sido enviado" (Lc 4,43).

  • Mateo y Lucas conservan la misma petición en la oración que Jesús enseña a sus discípulos: "Venga a nosotros tu reino" (Mt 6,10; Lc 11,2).

  • Mateo y Lucas mencionan, en sus respectivas versiones, a una bienaventuranza dirigida a los pobres, a quienes pertenece el Reino: "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos". (Mt 5:3; Lc 6:20).

  • De las cuarenta parábolas de Jesús, la mitad trata explícitamente del "Reino". En cuanto a la otra mitad, encontraremos más de una que, sin utilizar explícitamente el vocabulario del Reino, ilustra varias de sus características.

El Reino constituye así el corazón de la predicación de Jesús. Pero Jesús no "inventó" un reino. Su predicación se enraiza la predicación de los profetas. En un magnífico oráculo, Isaías había anunciado que un mensajero del Reino vendría a anunciar que "Dios reina":

"Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero de la paz, el mensajero de la buena nueva que anuncia la salvación, que dice a Sión: 'Tu Dios reina'". " (Is 52:7)

Esta imagen del mensajero que viene sobre las montañas a decir "Tu Dios reina" es la hermosa visión de la salvación que se avecina. Pensemos en lo que debió ser para los exiliados en Babilonia oír tal cosa: ¡qué hermosos son en las montañas los pies de quien lleva la buena noticia del regreso y por lo tanto de la salvación! Los exiliados oyen hablar de montañas. Son las montañas de Jerusalén, son las montañas de Sión. ¡Jerusalén es la patria santa!


Lo que es hermoso no es tanto el mensajero, sino sus pies. Aquí el mensajero es como el amado del Cantar de los Cantares, que salta sobre los montes para unirse a su amada (Ct 2:8-9). Este mensajero que trae la noticia de la salvación es como el esposo que viene ahora. Pero sólo se describen sus pies. Toda la atención se centra en sus pies, es decir, en la necesidad de correr, de venir y anunciar: "¡Tu Dios reina!" Es importante ver cómo corre. Por eso el texto especifica que son sus pies los que son hermosos. ¡No él, sino sus pies! Lo que se destaca es la dimensión de la prisa, del apuro, de la exaltación que no permite quedarse quieto, pero que hace que uno salte como un ciervo para llegar, apresuradamente, lo más rápido posible, a traer la increíble noticia: "¡Dios reina!"


"Dios reina", eso significa: ¡Dios ha ganado! ¡No es cierto que nos haya abandonado! ¡No es cierto que haya sido derrotado por los babilonios! Dios no nos ha olvidado: Dios es fiel, es fuerte, es grande, Dios reina. Esas dos palabras son suficientes: ¡Dios reina! Esto es suficiente para sanar toda la crisis del exilio, para destruir la angustia del exilio. ¡Dios reina! ¡Y ese es el más bello consuelo! Este anuncio de consuelo es llevado a su fin con el nacimiento de Jesús y toda su vida. El consuelo del que Jesús es mensajero es el del reino de Dios que se establece finalmente y definitivamente en él, con todo lo que esto significa: triunfo del perdón, victoria de la misericordia, fin del dolor, fin de toda esclavitud, victoria sobre el pecado... ¡Este es el consuelo! ¡Dios no lo ha olvidado! Ha decidido consolar.


También es significativo que esta buena noticia "Dios reina" sea retomada por el profeta Nahum:

"Contemplad los pasos del mensajero en las montañas; proclama: '¡Paz!'" Celebra tus fiestas, Judá, cumple tus votos, porque Belial ya no pasará por ti, está completamente destruido. " (Na 2:1)

En este texto resuena el de Isaías 52: los pies sobre los montes proclaman el feliz anuncio, para hacer oír la paz, y luego "Judá, celebra tus fiestas, cumple tus votos, porque el impío no pasará más por ti, ¡está completamente aniquilado! ¡En Isaías está la proclamación del Señor que reina! ¡Aquí en Nahum está la proclamación de los malvados que son destruidos! Nahum evoca la ruina de Nínive, la ciudad maldita de los asirios, la sed de sangre. Nínive es comparada con un gran monstruo, ya que provocó la destrucción del reino de Israel en el año 722 AC. La hermosa proclamación de la paz es posible porque hubo una victoria: la de la destrucción del mal. La salvación implica este triunfo de Dios sobre lo que se le opone. Por lo tanto, la salvación siempre implica la derrota del monstruo.


La proclamación de esta salvación "¡tu Dios reina!" nos lleva a la alegría de la Navidad. La Navidad se vive generalmente bajo el signo de la serenidad, la alegría y la humildad. Es la fiesta de los buenos, pero sobre todo es el momento de la lucha definitiva. Si es posible decir "¡Dios reina!" es porque Nínive ha sido destruida, es porque Babilonia ha sido destruida, es porque el pecado ha sido destruido. Así que la Navidad es el comienzo del cumplimiento de este anuncio. La Navidad es el comienzo del reinado definitivo de Dios, porque también es el comienzo de la lucha definitiva de Dios. La Navidad es el momento de la colisión frontal entre Dios y el mal, la batalla final que se gana en la persona de Jesús. En él se da la respuesta final de Dios, una respuesta verdadera y definitiva al mal.


Esta respuesta de Dios puede y debe ser escuchada en el presente de cada una de nuestras vidas. Jesús anuncia el hoy del Reino, su actualidad, la actualidad de la Salvación siempre ofrecida a todo hombre. Depende de nosotros hacer que suceda en nuestro hoy: ¡Venga tu reino!

Emanuelle Pastore

2 vues
Inscrivez-vous pour recevoir les nouvelles publications !