Lc 5,1-11 - ¡Viva es la Palabra de Dios!

¿Cómo experimentarlo? Me gustaría releer un evangelio a la luz de una gran figura de la Iglesia, San Gregorio. Gregorio puso toda su vida al servicio de la Palabra. Como él mismo dijo: "Es por su amor que me consagro totalmente a su Palabra". ¿Qué significa "consagrarse totalmente a la Palabra"? ¿Cómo podemos también entrar en este servicio de la Palabra?


En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la Palabra de Dios, y él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. Desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes. Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: «Navega mar adentro, y echen las redes». Simón le respondió: «Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si tú lo dices, echaré las redes». Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse. Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: «Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador». El temor se había apoderado de él y de los que lo acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: «No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres». Ellos atracaron las barcas a la orilla y, abandonándolo todo, lo siguieron. (Lc 5,1-11)


Para empezar, el evangelista describe una multitud que presiona a Jesús para que lo escuche, para que escuche su palabra y no pierda ni una migaja de su enseñanza. Sienten esta hambre y sed de la Palabra que Dios nos dirige a través de su Hijo. Experimentan una palabra que satisface. Esta experiencia fundamental es normalmente la que ha tenido todo judío, y luego todo discípulo de Jesús: "No sólo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor" (Dt 8,3).


Sin embargo, la Palabra de Dios no siempre es fácil de escuchar. El mismo Gregorio, gran maestro de la Escritura, lo sabe bien:


"¿Con qué voy a comparar la palabra del texto sagrado, sino con una piedra donde se esconde el fuego? En la mano que la sostiene, la piedra está fría; pero si la golpeas sólo con hierro, brilla con chispas, y de esa piedra, que al principio estaba fría en la mano de quien la sostenía, pronto sale un fuego, que pronto se encenderá. Es lo mismo, sí, es lo mismo con las palabras del texto sagrado: las captamos fríamente, en verdad, a través del relato literal, pero si, bajo la inspiración del Señor, llegamos a golpearlas con la atención de nuestra inteligencia, he aquí que, de sus misteriosas interpretaciones, sacamos fuego; de modo que en adelante el corazón, al oírlas, arde con un fuego espiritual, el que antes permanecía frío escuchándolas a través de su significado literal. »[1]

Este fuego es el que experimentaron los dos discípulos de Emaús. Nosotros mismos seguimos a Jesús porque su Palabra nos ha tocado y ha llegado a nosotros: "Tu palabra es la verdad" (Jn 17, 17). Sólo una palabra de verdad tiene el poder de atraernos detrás de ella. Esto es lo que experimentaron los primeros discípulos, ya que al final de nuestro texto se nos dice que "dejándolo todo, le siguieron". La condición previa para convertirse en un discípulo es tener oídos que escuchen la Palabra de Dios.


Pero la pregunta que surge a partir de entonces es: ¿cómo podemos escuchar y recibir esta Palabra, ya que no hemos tenido la oportunidad de escuchar a Jesús explicarnos las Escrituras y predicarnos las Palabras que tiene directamente del Padre? El texto de hoy nos da la respuesta. Jesús llama a sus primeros discípulos y los invita a ir a las profundidades con él. Jesús está en su barco. Es él quien da la orden a Simón de echar la red. Simón especifica que si lo hace, es "en su nombre", es decir, en virtud de la autoridad que Jesús le confía. Simon se convierte ahora en un "pecador del hombre". Es consagrado y enviado a transmitir la misma Palabra de Jesús a otros en el nombre de Jesús. Esto es "tradición". Tradere significa "pasar". La Palabra de Jesús llega ahora a la Iglesia y a la humanidad a través de los discípulos que transmiten lo que han sido testigos oculares y sirvientes desde el principio (Lc 1:2).


Esta obra de la Tradición continúa sin cesar y nos llega hasta hoy a través de la ininterrumpida cadena de discípulos que siguen leyendo, meditando y comentando la Biblia. San Gregorio formuló este gran principio hermenéutico de la siguiente manera:

"La Escritura crece con los que la leen. Es como si fuera reconocida por los ignorantes, y sin embargo encontrada como siempre nueva por los sabios."

La Escritura crece con los que la leen. Su contenido no está inmóvil, sino vivo. Cada discípulo que escucha la Palabra y luego la transmite, le aporta novedad y profundidad. Esto es lo que significa "ir a las profundidades", como Jesús nos invita a hacer.


La Escritura crece con los que la leen... ¿Cómo podemos explicar este crecimiento del significado del texto a lo largo de nuestras meditaciones y predicaciones? Es que:

"Dios es inagotable (...). Se manifiesta libremente a través de su palabra, y esta palabra "siempre vuelve una y otra vez, como el agua de un manantial o los rayos de luz". No es suficiente, por lo tanto, dice Agustín, haber sido iniciado una vez, si uno no se embriaga incesantemente con la fuente de la luz eterna. »[2]

Este misterio de la Escritura que avanza constantemente, este misterio de la Escritura cuyo significado se aumenta constantemente, no es otra cosa que la expresión de lo que el autor de la carta a los Hebreos describió: "Viva, en efecto, la palabra de Dios, eficaz y más aguda que cualquier espada de dos filos, penetra hasta el punto de dividir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, puede juzgar los sentimientos y los pensamientos del corazón" (Heb 4:12). Así, este misterio de la Escritura que crece constantemente, que actúa en nosotros y en quienes la reciben, que es vivo y eficaz, puede provocar en nosotros un cierto temor, el de encontrarnos indignos de estar al servicio de esta Palabra. Cuando Simón se dio cuenta de su indignidad, gritó: "Apártate de mí, Señor, porque soy un hombre pecador". "El mismo grito se escapó de la boca de Gregorio cuando se dio cuenta de que estaba más dedicado a los cuidados del mundo que a escuchar y contemplar la Palabra del Señor. Así dijo:

"Mientras hablo, me golpeo a mí mismo: no predico como debería; y cuando esta predicación es suficiente, mi vida no está de acuerdo con mi palabra."

Esta es, pues, la legítima angustia de todo buen siervo de la palabra.


¡Que estemos al servicio de esta Palabra con la misma preocupación que Simón o Gregorio! ¡Con la misma humildad y con la misma audacia! Renovemos hoy nuestra llamada a ser pecadores de los hombres, siendo auténticos servidores de la Palabra.


Emanuelle Pastore

[1] Saint Grégoire le Grand, Morales sur Job XX, 1, traduction du Lectionnaire pour chaque jour de l’année, IV, Solesmes, Paris, Cerf, 2005, p.365-366. [2] H. de Lubac, La Foi chrétienne. Essai sur la structure du symbole des Apôtres, p.365.

Inscrivez-vous pour recevoir par mail le message bimensuel!