Lc 6,1-5 - El Hijo del Hombre es Señor del sábado

¿Por qué Jesús hace tal declaración? ¿Quién es él para proclamarse de esta manera y colocarse por encima de la Ley Judía?


Un sábado en que atravesaba unos campos de trigo, sus discípulos arrancaban espigas, las frotaban con las manos y comían el grano.
  Unos fariseos les dijeron:
   —¿Por qué hacen en sábado una cosa prohibida?
  Jesús les contestó:
   —¿No han leído lo que hizo David con sus compañeros cuando estaban hambrientos? Entró en la casa de Dios, tomó los panes consagrados, que pueden comer sólo los sacerdotes, comió y los compartió con sus compañeros.
  Y añadió:
   —El Hijo del Hombre es Señor del sábado.
(Lc 6, 1‑5)


Los fariseos no culpan a los discípulos de Jesús por arrancar espigas y comérselas, sino que los culpan por hacerlo en sábado. Entonces, ¿cuál es el significado de este reproche? Para entenderlo, debemos recordar cuál es la razón del día de reposo.


En el Decálogo, Dios pide a Moisés y al pueblo que recuerden el día de reposo para santificarlo, es decir, para apartarlo de los demás días de la semana, en vista del culto que se debe rendir a Dios en ese día. La observancia del sábado es fundamental para el Decálogo por varias razones. En primer lugar, el sábado es el séptimo día de la creación, es decir, el último día que consagró la finalización de la obra creativa de Dios. El Creador estaba desempleado después de su trabajo y el libro del Éxodo pide al hombre que esté desempleado como su Dios (Ex 20:8). El sábado también se entiende como el día en que se invita al pueblo a recordar la época en que fueron esclavos en Egipto, sometidos a trabajos forzados, y cómo Dios los liberó de esta esclavitud (Dt 5:15). Así, el cese de todo trabajo en el séptimo día es un recordatorio de que este día dedicado al culto de Dios es sobre todo una liberación. Concretamente, esto se traduce en el hecho de que las actividades relacionadas con el trabajo del resto de la semana no están permitidas ese día. Así, por ejemplo, no se permite cosechar en los campos en un día sábado. El hecho de que los discípulos de Jesús arranquen espigas ese día se equipara con el trabajo de la cosecha. Al hacerlo, están contradiciendo claramente el mandamiento divino y por lo tanto la voluntad misma de Dios.


Aunque el mandamiento de observar el sábado es central en el judaísmo, Jesús critica la rigidez con la que los fariseos interpretan la Ley. Toma como ejemplo un episodio de la historia de Israel (1 Samuel 21:1-7). Se trata de David huyendo de los celos asesinos del rey Saúl. Mientras él y sus hombres tienen hambre, vienen al sacerdote Ahimelech y le piden pan. Ahimelech respondió que sólo tenía pan de oblación, reservado para los sacerdotes. Sin embargo, al verlos hambrientos, Ahimelek hizo una excepción. Está de acuerdo en darles un poco. Si Jesús toma este ejemplo en el que David y sus hombres no son considerados culpables, es porque hay espacio para el discernimiento sobre la aplicación de esta ley en el sábado. Para Jesús, la Ley nunca debe convertirse en una carga. Ahora, los Evangelios a menudo informan de cómo los fariseos se destacaron en el arte de hacer que las exigencias de la Ley pesen sobre la gente pequeña.


Jesús concluye la discusión con la afirmación de la superioridad de la nueva ley que ahora establece en su persona: "El Hijo del Hombre es Señor del Sábado". Debemos medir el grado de provocación, incluso la blasfemia, que se refleja en esta frase de Jesús. Al otorgarse una autoridad que lo coloca por encima del sábado, Jesús afirma no sólo su mesianidad, sino también su divinidad. El sábado es el mandamiento divino por excelencia. Ningún hombre puede relativizarlo, porque eso sería tomar el lugar de Dios. Por lo tanto, es comprensible por qué Jesús despertó la ira de los fariseos, una ira que lo llevaría poco después a su condena a muerte. De hecho, ¿cómo podemos tolerar que un hombre pueda hacerse igual a Dios?


Depende de nosotros entender que la Nueva Ley no es ni laxa ni relativa, sino que conduce a la verdadera libertad. Sólo él, porque es el verdadero hombre y el verdadero Dios, tiene el poder de guiarnos por este camino del reino, donde las exigencias de Dios nunca confinan a los hombres, sino que permiten nuestro pleno desarrollo humano y espiritual.


Emanuelle Pastore

7 vues
Inscrivez-vous pour recevoir par mail le message bimensuel!