Mc 14,3-9 - Un gesto sin precedentes que con demasiada frecuencia pasa desapercibido

Releamos un episodio que está presente en los cuatro evangelios, pero que sigue siendo poco valorado. Presenta a una mujer que, en tres de los cuatro evangelios, no es ni pecadora ni prostituta. Esta mujer viene a ungir a Jesús en su cabeza, según Marcos y Mateo. Entonces, ¿cuál es el significado de este gesto?


"Estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, recostado a la mesa, vino una mujer que traía un frasco de alabastro con perfume puro de nardo, de mucho precio; quebró el frasco y lo derramó sobre su cabeza. .Había algunos que se decían entre sí indignados: «¿Para qué este despilfarro de perfume? Se podía haber vendido este perfume por más de trescientos denarios y habérselo dado a los pobres.» Y refunfuñaban contra ella. Mas Jesús dijo: «Dejadla. ¿Por qué la molestáis? Ha hecho una obra buena en mí. Porque pobres tendréis siempre con vosotros y podréis hacerles bien cuando queráis; pero a mí no me tendréis siempre. Ha hecho lo que ha podido. Se ha anticipado a embalsamar mi cuerpo para la sepultura." (Marcos 14,3-8)


El Greco, Unción de Jesús (Fotografía: E. Pastore)


El mismo Jesús explica cuál es el significado del gesto de la unción, frente a los discípulos que obviamente no entienden: "Por adelantado ha perfumado mi cuerpo para el entierro", dice. Jesús ya está interpretando su entierro allí. De hecho, en la mañana de Pascua, cuando las mujeres se levanten antes del amanecer para ir al sepulcro y dar al cuerpo inanimado de Jesús los honores que no tuvieron tiempo de darle el viernes por la noche, ¡qué sorpresa serán! Los que se levantaron tan temprano, sin embargo, llegan demasiado tarde. El cuerpo ha desaparecido. Las especias o los aceites perfumados que traían no podían cumplir con su oficio, el de ungir el cuerpo del difunto. ¡Ya había sido ungido por esa mujer anónima en el capítulo 14! Los que no encontraron el cuerpo de Jesús en la tumba se sorprendieron mucho, aunque Jesús ya lo había predicho.


Cabe señalar que la unción de Jesús por las manos de esta mujer sirve de apertura a la última sección del evangelio que se refiere a su pasión, muerte y resurrección. Es por lo tanto este gesto de derramar perfume que es la puerta del Misterio Pascual que Jesús está a punto de atravesar. ¿Por qué Jesús tiene este gesto en tan alta estima? ¿No será porque evoca la generosidad, el exceso de los que no calculan...? Este perfume era de gran valor, nos dicen. En otras palabras, este gesto evoca lo que Jesús estaba a punto de experimentar en su travesía de Pascua: Dar TODO y darse a sí mismo en un acto de amor que no puede ser contado en denarios, por muchos denarios que haya.


"Lo que pudo hacer, lo hizo", dijo Jesús. Sí, Jesús admira a aquellos que, antes de él, amaron hasta el final. Sin duda, Jesús se sintió animado por su testimonio. Recordemos el ejemplo de la viuda del Templo y sus dos monedas. Era invisible para todos, excepto para los de Jesús, que sabían que había dado TODO lo que poseía.


Volvamos a la mujer que ungió la cabeza de Jesús. En el Antiguo Testamento, este gesto también evoca la unción mesiánica, el gesto por el cual el rey elegido por Dios fue instituido como tal por un profeta:


"Samuel tomó el cuerno de aceite y ungió a David en medio de sus hermanos. El Espíritu del Señor vino sobre David desde ese día en adelante. » (1 S 16, 13)

El gesto de esta mujer recuerda misteriosamente a este contexto antiguo. Parece estar ungiendo a Jesús como el Rey Mesías. Por supuesto, el Evangelio no dice que esta mujer era una profetisa (aunque el gesto que hizo fue hecho "de antemano"), ni que el Espíritu descendió sobre Jesús en ese momento. En efecto, es en las aguas del río Jordán donde el Hijo elegido del Padre, cuya voz preferida se oye desde el cielo, recibe el Espíritu Santo, por la acción del profeta Juan el Bautista. Sin embargo, cuando estos dos textos se juntan, es sobre el cruce de la muerte lo que evocan. La inmersión en el agua, de hecho, se entiende como una inmersión en la muerte. Y la unción de perfume por medio de la mujer también evoca de antemano la pérdida de Jesús: "No siempre me tendrás", dice Jesús. Por lo tanto, no es inútil unir los dos episodios, tanto más cuanto que la doble unción por el gesto del agua por una parte, y luego por el del aceite por otra, ha permanecido como el signo mismo del bautismo y de la confirmación desde los primeros tiempos de la Iglesia hasta nuestros días.


"Es hermoso el gesto que hizo hacia mí", dijo Jesús otra vez. Jesús vio la grandeza de este gesto. Pero la mujer que lo hizo permanece en el anonimato. Este anonimato es sin duda parte de la propia belleza del gesto, ya que la mujer no eclipsa el hermoso misterio pascual que Jesús está a punto de vivir. Ella lo significa de antemano, pero sin sustituirse a sí misma por él. Jesús, que tiene una preferencia por lo humilde, deseaba precisamente que este gesto anónimo permaneciera vivo en la memoria de los cristianos de todos los tiempos y de todas las clases sociales. Que nosotros también percibamos la brillantez y nobleza del acto realizado ese día en una simple casa de Betania y lo recordemos activamente.


Emanuelle Pastore

3 vues
Inscrivez-vous pour recevoir les nouvelles publications !