¿Un gesto profético?

El texto que nos interesa hoy refleja dos tipos de personajes. Por un lado, están aquellos en los que nos fijamos, a los que miramos, porque son atractivos. Por otro lado, están los otros, los que son invisibles, aquellos cuya presencia ni siquiera notamos, porque son repulsivos. Sin embargo, es en uno de ellos, o más bien en una de ellas, en la que Jesús pone sus ojos: una viuda totalmente anónima que resulta ser una profetisa.

38 En sus enseñanzas decía: "Tened cuidado con los escribas, que se empeñan en pasearse con ropas elegantes y les encanta saludar en las plazas públicas, 39 en los asientos de honor en las sinagogas y en los lugares de honor en las cenas. 40 Devoran los bienes de las viudas, y por la apariencia hacen largas oraciones: serán juzgados con mayor severidad. "41 Jesús se sentó en el Templo frente al tesoro, observando cómo la multitud echaba dinero. Muchas personas ricas ponían grandes cantidades de dinero. 42 Una viuda pobre se acercó y puso dos monedas pequeñas. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Os aseguro que esta pobre viuda ha echado más en el tesoro que todos los demás. 44 Porque todos ellos tomaron de su abundancia, pero ella tomó de su pobreza, poniendo todo lo que tenía, todo lo que tenía para vivir. " (Marcos 12:38-44)

El primer grupo de personajes son los escribas, es decir, los especialistas en religión, los que se saben las Escrituras de memoria, las copian, las comentan, las transmiten. Son tan expertos que la gente acude a ellos para pedirles consejo y hacerles todo tipo de preguntas sobre la ley judía. Pero la ley también afectaba a todos los aspectos de la vida cotidiana de la sociedad. Por ello, los escribas se encargaban de redactar los documentos oficiales, como los contratos matrimoniales, de compraventa, etc. Todo el mundo los saludaba en las plazas públicas, porque eran conocidos por todos. Se les concedían lugares de honor, tanto en la sinagoga como en las grandes cenas sociales.

Izquierda: Trabajo de copista. Centro: rollo de la Torá en el Muro Occidental, Jerusalén (Kotel). Derecha: Sinagoga Hurva en el barrio judío de Jerusalén


Pero Jesús también dice que los escribas están ricamente vestidos porque devoran los bienes de las viudas, que es una forma de decir que se enriquecen a costa de los más pobres. ¿Qué es una viuda en la sociedad judía del siglo I? Desde el punto de vista legal, una mujer sin marido es una mujer sin seguridad social, a merced de quienes la quieren mantener.

Una madre delante de su casa con sus hijos, Palestina, hacia 1900.


Es precisamente a esta segunda categoría de personas, los pobres y los excluidos, a la que el texto invita ahora al lector a dirigirse. Jesús está sentado en el recinto del Templo, frente al tesoro. Aquí es donde todo buen judío viene a hacer su ofrenda. Parece que Jesús se complace en observar a los que pasan. Hay una multitud, nos dice el evangelista. Las monedas que caen en la caja provocan un estruendo incesante. Entre esta multitud había muchos ricos, reconocibles, por supuesto, por sus ropas, lo que nos recuerda a los escribas que acabamos de describir hace un momento. Estaban poniendo una gran cantidad de monedas, lo que por supuesto era obvio para todos. Pero la atención de Jesús se dirige, no a uno de esos ricos que ponen una gran cantidad de monedas, sino a una viuda pobre. Ella también era reconocible por su ropa... Sin embargo, cuando depositó sus dos monedas, el estruendo sonó tan débilmente en la caja que nadie le prestó atención. Nadie, es decir, excepto Jesús. Incluso hizo que sus discípulos llamaran y se reunieran para presenciar la escena: "Os aseguro que esta pobre viuda ha echado más en el tesoro que todos los demás. Porque todos tomaron de su superfluidad, pero ella tomó de su necesidad: puso todo lo que tenía, todo lo que tenía para vivir. "¿Qué ve Jesús en ella? Probablemente se trata de una auténtica generosidad en comparación con la de aquellos cuyo impresionante número de monedas hace mucho ruido, pero que dan de lo que les sobra. Así que lo que cuenta no es la cantidad, sino la calidad del regalo.

A la izquierda: representación del Templo con el patio de las mujeres. Centro: oración en el muro occidental. Derecha: Dos monedas.


Volvamos a hablar de la calidad del regalo. Jesús dice que la viuda dio todo lo que tenía para vivir. ¿Por qué Jesús se sintió especialmente conmovido por este gesto? Probablemente porque este gesto de la mujer anticipa el mismo gesto que hará Jesús pocas horas después. Sí, este encuentro en el Templo es el último antes de que Jesús entre en su pasión. La entrega total de esta mujer debió conmover a Jesús hasta el fondo. Ella dio todo lo que tenía para vivir y, precisamente: Jesús va a dar toda su vida. ¿No se dice que la medida del amor es no tener medida? Atrevámonos a imaginar que Jesús sacó fuerzas y coraje del gesto de esta viuda anónima, que seguramente le impulsó hacia el gran y perfecto don de sí mismo que va a hacer. El gesto de la viuda es verdaderamente profético.


Emanuelle Pastore