Cuando una oración se convierte en un éxito planetario - "Jerusalema"

¿Quién no ha tenido aún la oportunidad de escuchar la canción del verano de 2020, "Jerusalema"? Escrita en Zulú por el DJ Master KG e interpretada por la artista sudafricana Nomcebo Zikode, la canción es una oración a Dios, una oración que ha dado la vuelta al mundo.



La voz de N. Zikode es verdadera y profunda, por lo que tiene el poder de atraer a la oración. La letra es simple en la superficie, pero es un tesoro:


Jerusalén es mi hogar...
Protégeme.
Camina conmigo.
No me dejes aquí.
No pertenezco a este lugar.
Mi reino no está aquí

En 2020, gracias a esta canción, Jerusalén ya parece cumplir su vocación de capital religiosa universal anunciada en el Antiguo Testamento: "Jerusalén es mi hogar". ¿Cómo no reconocer en ella una alusión al Salmo 87 (86) que sitúa el origen de todo hombre en Jerusalén:

01 Está fundada en las montañas sagradas. 02 El Señor ama las puertas de Sión más que todas las moradas de Jacob.03 Para tu gloria hablan de ti, ciudad de Dios. 04 "Cito a Egipto y a Babilonia entre los que me conocen. "Vea Tiro, Filadelfia y Etiopía: cada uno de ellos nació allí. 05 Pero Sión se llama: "¡Mi madre! "porque en ella nace todo hombre. Es él, el Altísimo, quien la sostiene. 06 En el libro de los pueblos, el Señor escribe: "Todos nacieron allí". 07 Todos juntos bailan y cantan, "¡En ti, todas nuestras fuentes! "(Salmo 86).

Poco a poco, aparece en la Biblia la convicción de que Jerusalén es el centro hacia el que deben converger todos los pueblos de la tierra. Jerusalén está destinada a convertirse en un lugar de peregrinación para todos. Así, vemos en primer lugar los primeros patriarcas y matriarcas Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, Jacob con Raquel y Lea acercarse a Jerusalén estableciéndose en la tierra prometida (Gen). Emigrantes en Egipto debido a la hambruna, las doce tribus de Israel volvieron allí bajo la guía de Moisés, Miriam y Aarón (Ex y Dt). Más tarde, cuando Israel se convirtió en un reino, el rey Hiram de Tiro (1 Reyes 5) llegó a Jerusalén para hacer negocios con Salomón, y la famosa reina de Saba (1 Reyes 10) vino a probar la sabiduría de Salomón, cuya fama había penetrado hasta los límites de la Península Arábica.


Pero la historia no termina ahí. Jerusalén fue arrasada y destruida y su pueblo exiliado a Babilonia en el siglo VI a.C. La esperanza de volver allí despertó canciones conmovedoras hasta las lágrimas, como la del Salmo 137 (136):

01 Junto a los ríos de Babilonia nos sentamos y lloramos, recordando a Sión; 02 En los sauces de los alrededores colgamos nuestras arpas.03 Allí nuestros vencedores nos pidieron canciones, y nuestros verdugos canciones alegres: "Cántanos", dijeron, "alguna canción de Sión". »04 ¿Cómo podríamos cantar una canción del Señor en una tierra extraña? 05 ¡Si me olvido de ti, Jerusalén, que mi mano derecha se olvide de mí!06 Quiero que mi lengua se pegue a mi paladar si pierdo tu memoria, si no elevo Jerusalén a la altura de mi alegría. (Salmo 137)

Unos 70 años después, se permitirá a los exiliados regresar a Jerusalén. Las profecías del gran retorno comienzan a cumplirse:

01 La palabra de Isaías, hijo de las palabras, - lo que vio sobre Judá y Jerusalén. 02 Sucederá en los últimos días que el monte de la Casa del Señor se levantará más alto que las montañas, se elevará sobre las colinas. Todas las naciones acudirán a ella, 03 y muchos pueblos vendrán. Dirán: "¡Ven! ¡Subamos al monte del Señor, a la Casa del Dios de Jacob! Deja que nos enseñe sus caminos, y nosotros iremos por sus senderos. "Sí, la ley saldrá de Sión, y la Palabra del Señor de Jerusalén. 04 Él será juez entre las naciones y árbitro de muchos pueblos. Con sus espadas harán rejas de arado, y con sus lanzas, hoces. Nunca nación contra nación levantará la espada, ni aprenderán más la guerra. (Isaías 2:1-4)

Esto es precisamente lo que canta la canción: Jerusalén, cuya etimología significa paz (shalom), es nuestra casa, la casa común donde todos los pueblos están llamados a reunirse bajo la mirada de Dios, más allá de sus diferencias, convirtiendo sus espadas en arados, es decir, de mode que se trabaje la tierra juntos para vivir como hermanos.


Sin embargo, esto aún no es visible o no se ha realizado completamente... Como dice la canción, "Mi reino no está aquí; no pertenezco a este lugar". Estas palabras, que por supuesto son de Cristo, son también las palabras de cada creyente. Hablan de nuestra fe en algo que aún no está completo. El regreso a Jerusalén de todas las naciones y pueblos para vivir en la paz, por supuesto, evoca una realidad ya comenzada, pero aún no terminada.... (aunque tengamos que admitir que el éxito del Maestro KG parece ser ya un comienzo de esta realización, ya que vemos a tanta gente bailando al sonido y al ritmo de "Jerusalema"!)


San Pablo expresó de forma muy bella esta paradoja de cumplimiento incumplido en su Carta a los Romanos:

22 Como bien sabemos, toda la creación gime, pasa por los dolores del parto, que aún continúa. 23 Y no está solo. También gemimos dentro de nosotros mismos; hemos empezado a recibir el Espíritu Santo, pero estamos esperando nuestra adopción y la redención de nuestros cuerpos. 24 Porque hemos sido salvados, pero en la esperanza; ver lo que esperamos ya no es esperanza: lo que vemos, ¿cómo podemos esperarlo más? 25 Pero nosotros que esperamos lo que no vemos, lo esperamos con perseverancia. (Rom 8:22-25)

En este tiempo de esperanza, todo lo que nos queda por hacer es quedar de pie en oración confiada, repitiendo las palabras de la canción:

Protégeme.
Camina conmigo.
No me dejes aquí.

Para profundizar, descubrir la historia de Jerusalén:

https://es.via-egeria.com/histoire-de-jerusalem


Emanuelle Pastore


27 vues
Inscrivez-vous pour recevoir les nouvelles publications !